EN BUSCA DE SER ESCUCHADOS

escuchadosEl acto de votar trajo consigo la modernidad política. Fueron los ciudadanos con su voto quienes empezaron a construir un estado nación en el siglo diecinueve. Muy precario sin duda el concepto pues excluyó a la mitad de la población.  Fue hasta el 17 de octubre de 1953  en México que se logró el derecho del voto universal y costó a las mujeres un siglo de lucha para ser consideradas sujetos de elección y decisión en procesos electorales.  

No obstante, para unos y otras el voto fue una dádiva al pueblo, una forma de callar  sus reclamos. Porque sin voz cómo considerarnos auténticos ciudadanos y ciudadanas. A pesar de concienciar esta necesidad, la libre expresión es un derecho que tardó cuarenta años más en encontrar un espacio público.

Tres siglos antes, Guillermo y María al subir al trono en Inglaterra en el año de 1688, proclamaron el derecho a la libre expresión (sólo) en el parlamento. Pasaron los años y los siglos evadiéndola hasta que durante la segunda guerra mundial, el presidente Franklin D. Roosevelt en Estados Unidos proclamó cuatro libertades humanas esenciales, considerando la más importante la de palabra y de expresión.

En el artículo 6 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se afirma que:  “La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito o perturbe el orden público; el derecho a la información será garantizado por el Estado”. No obstante, en la vaguedad del concepto de moral, orden público y derechos de tercero se cuelan los inquisidores para ejercer su poder  y control.

Por encima de todos los reconocimientos del derecho a la libre expresión, la censura sigue siendo la medida más recurrente en todos los lugares del planeta para combatir las ideas  de la gente. La censura es el rostro de sistemas que monopolizan la verdad y la razón; es el azote de regímenes autoritarios que matan o encarcelan a quienes osan expresar sus ideas disidentes, atrevidas o sencillamente libres. Las llamadas brujas fueron víctimas reales quemadas en plazas públicas por difundir sus conocimientos. No fueron suficientes las hogueras para extinguirlas, “brujas” y “brujos” se han reproducido y ante la amenaza  que representa su libertad, quemas más sofisticadas y disimuladas tienen lugar hoy día. Y para prevenir la censura surge la autocensura, el miedo a la libre expresión por temor a ser  castigado o asesinado ( como el caso de periodistas que tocan temas incómodos para gente con poder).

En el fondo de estos actos represivos se otorga una legítima influencia a la divulgación de la información; la palabra de los rebeldes es un riesgo que debe ser evitado. El acto de reprimir se ampara en el miedo sentido por la provocación de la duda,  el cuestionamiento y el debate de las ideas.

Por estos antecedentes es particularmente trascendente la revolución de la información que se está efectuando en la Red Interactiva.  Son 10 millones de blogs creados hasta fines del 2004 que surgieron con la expansión  y el uso de internet ante la necesidad de comunicarse de los usuarios que descubren en la tecnología la ventana al mundo al alcance de sus manos.

En un solo sitio de internet, El Mundo de los blogs, existen 31 490 registrados e incluyen de todos los lugares del mundo inclusive África. Los blogs(diminutivo de weblog) datan de 1992. Son bitácoras –dijo Carlos Tirado en 1999. Espacios personales virtuales donde la persona escribe para expresarse, compartir  y debatir sobre lo que le interesa. Un blog es un diario que todos pueden leer.

Los diarios pertenecen a activistas, a los que hablan de sus estilos de vida y su subcultura, a los que suben fotografías o coleccionan poesía. Pero  también hay sobre amistad, de filosofía y religión y de cualquier tema que imaginemos. Hay implícitas en esta ola de nuevos informantes, necesidades legítimas de ser escuchadas, de compartir y de expresar aquello que es importante para cada un@, desde unas fotografías hasta los resultados de relevantes investigaciones para la humanidad.

La capacidad de enlace con un sin número de personas resulta para el prevaleciente aislamiento geográfico o político una buena nueva que da voz a quienes pueden acceder a una computadora. Significa el inicio de una etapa caracterizada también por la libre asociación de personas que se comunican para construir su mundo sin costo del mercado.

¿El objetivo entonces? “Dejar huella escrita en internet. Creo que aun hay quien deje un comentario positivo, real, constructivo…”, dice Raúl, autor español de un blog. La wikipedia, por mencionar un blog comunitario, es una enciclopedia en la Red hecha por usuarios de más de cien idiomas donde cada participante puede agregar o modificar los conceptos. La información es de tod@s.

Vivimos el principio de otra etapa de universalidad democrática donde las instituciones conocidas se estrellan. En estos espacios públicos  no vale el dinero ni los estatus de poder. No son eruditos necesariamente los que escriben y opinan de cualquier tema que deseen sin miedo. Su espacio es democrático, libre de discriminaciones, el paraíso virtual de los que buscan alzar su voz sin avales. La credibilidad la gana su relación personal con la información que publica.

Por fin podemos manifestar nuestras ideas sin ser censurados, reprimidas, castigados. La libre expresión es un derecho de tod@s para convertirnos en ciudadan@s reales.  Que no se olvidé lo ocurrido un 2 de octubre.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *