EL SILENCIO COMUNICA MAS QUE LAS PALABRAS

el-silencio-comunicaCada día me convenzo mas, nunca dejamos de aprender, aunque mis hijos a veces no lo entienden así y me pregunten por qué continuo estudiando y asistiendo a la universidad si ya no soy una niña y ya fui a la escuela.

El aprender como la palabra facilita u obstaculiza la comunicación, como es imposible no comunicar y como uno se puede comunicar sin frase alguna, me ha abierto un mundo de posibilidad y quisiera compartirlo con usted.
No es ninguna novedad, todo lo sabe, pero cuando se reflexiona en las implicaciones que las frases anteriores conllevan, se pueden comprender muchos por ques de las relaciones humanas.
Son los significados los que pueden cambiar y transformarse para dar un nuevo sabor al ir y venir cotidiano si aprendemos a observar e ir detrás de las palabras.
Cuando a una madre le falta la oportunidad para abrazar a sus hijos y decirles que los ama, ellos pensaran que no los quiere por que abundan lo regaños, los gritos y las nalgadas, justificadas o no.
El niño pensara que no lo quiere, a pesar de que nunca se lo haya dicho con palabras, si la agresividad se vive habitualmente, si nunca siente los arrullos, los abrazos o los besos.
Durante una fiesta, si al niño se le ocurre meter las manos al plato mientras cena, y tomar la carne con los dedos, la sola mirada de los padres le indicara que debe limpiarse con la servilleta y usar los cubiertos.
El lenguaje de los ojos es maravilloso, si se ha fijado, los enamorados se miran más tiempo a los ojos que otros que no lo están, existen varios estudios de comunicadores que han encontrado una correlación positiva entre el amor sentido por una pareja y el tiempo en que se miran a los ojos, los que más se aman, mas se miran.
La distancia interpersonal es otra forma de comunicarse, cada persona necesita de una distancia para salvaguardarse, cuando se está con una persona extraña se mantiene una cierta distancia, de un 1.30 metros aproximadamente, y conforme aumenta la confianza, esta disminuye, los hermanos, padres e hijos, los amigos y los novios la disminuyen significativamente y a menudo se observan muy juntos.
Scheflen y Birdwhistell, especialistas en Cinesis, estudian los movimientos corporales, y sus investigaciones han aportado una riqueza ilimitada al mundo de la comunicación.
En lo que a la conducta de galanteo se refiere, como ellos nombran al cortejo, han estudiado cambios interesantísimos como la hermosura que se produce después de una respuesta emocional como la atracción sexual.
Se escucha que se le dice a un hombre o a una mujer con cara radiante que parece que está enamorado, pues esta frase tiene su razón de ser porque efectivamente, cuando se siente la atracción sexual hasta el amor en su máxima emoción, la tonicidad de los músculos aumenta para poner el cuerpo en alerta. En el rostro, las líneas que eran flácidas dejan de serlo e incluso las orejas tienden a desaparecer, la mirada adquiere un nuevo brillo, la piel se colorea o palidece y el labio inferior se hace más pronunciado haciendo más atractiva la expresiva.
Estos cineastas han encontrado como existen formas supuestamente universales en las que los humanos comunican que se gustan o se atraen, la mujer según las observaciones de estos expertos, exhibe su sexualidad para atraer al hombre y luego lo tranquiliza con un comportamiento infantil como miradas tímidas, la cabeza inclinada de un lado y gestos de niña.
El hombre muestra su masculinidad poniéndose muy erguido y gesticulando agresivamente, pero al igual que la mujer, después se comporta infantilmente.
El coraje y el miedo también podemos captarlo con solo ver a la persona, la comunicación de estos y otros sentimientos muchas veces se logra más efectivamente sin palabras.
Un hombre que llega a casa enfurecido por el trafico, porque no le pagaron, porque la secretaria se olvido de cancelar una cita, transmitirá a su esposa e hijos toda su ira en un instante, sin decir que está enojado.
La mujer que no quiere que su marido se le acerque por la noche, no tendrá que decirlo abiertamente, bastara con decir que tuvo un día terrible con los niños, que le duele la cabeza como nunca, el esposo captara el mensaje inmediatamente y en la mayoría de las veces con eso tendrá para saber que no quiere tener relaciones sexuales intimas.
La pareja puede entender con una mirada que deje de tomar, que se le subió el vestido, que va a ver cuando llegue a casa. ¡Qué forma de comunicarse!
Pero no solo en casa se usa este “lenguaje”, también en la escuela, con los amigos, en la oficina, en la televisión, en los mensajes que proponga el gobierno.
Un director de una escuela solo necesitara caminar por los pasillos de una escuela para que los alumnos guarden silencio o bajen la voz en señal de respeto, o tal vez de miedo.
Unas amigas cuando se sonríen ante un comentario, sabe una lo que está pensando la otra, se están comunicando. Un jefe le hace saber a su secretaria cuando debe intervenir de alguna forma con un solo gesto.
Hace un par de meses asistí a una conferencia efectuada en una dependencia de gobierno, a la que asistieron las esposas de reconocidos políticos, en tal reunión me maraville del control que ejercía una de las organizadoras del evento hacia algunas de las mujeres que escuchaban la conferencia.
Esta dama controlaba con una mirada y algunos movimientos de las manos cuando debían pararse otras dos alternadamente, para recibir a una que otra impuntual o que abusando de su poder llegaba tarde a la conferencia para situarla en determinada silla.
Una vez cumplida la orden y colocada la mujer recién llegada en el lugar indicado, la mujer controladora mostraba su aprobación con un movimiento de cabeza hacia abajo acompañado de una semisonrisa, que era correspondida por la dama manipulada.
Creo que aprendí más de todo ese proceso de comunicación que el contenido entero de la conferencia.
Todos lo hemos vivido y entendido, sin embargo, descifrar esta comunicación es el comienzo de una ciencia, porque codificar y descodificar mensajes tan subjetivos es una tarea muy difícil hasta la fecha, pero el que no se haya aprendido el código no lo obstaculiza; el lenguaje silencioso nos acerca y comunica mucho mas y con mayor frecuencia que 10 mil palabras de un idioma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *