ALGO BASICO QUE “DEBEN” SABER LOS VARONES

varonesLas mujeres son distintas a los varones, sienten, piensan y actúan, conforme y para lo que les han educado, formar una familia.

La mirada es una de cosas que más le llama la atención de las damas. Mucho más, si se fija con seguridad en ellas.

La risa varonil también cautiva rápidamente.

Las mujeres no se excitan por la vista; un rostro o un cuerpo puede resultar atractivo, pero son las palabras y la forma de acercarse lo que más las seduce.

Uds. podrán desear a una desconocida, ellas difícilmente, a menos que haya algún vínculo sentimental.

Dicen que a las mujeres, ni todo el oro ni todo el amor. A ambos sexos les mueve necesidades insatisfechas, de manera que cuando todo está dado, resulta menos interesante.

No son los detalles los que conquistan a las representantes del sexo femenino, sino lo que se expresa a través de éstos.

La comunicación es el recurso que las mantiene cerca.

Interesarse y saber que sienten y piensan, no es un método de control femenino, sino un intento para vincularse mejor.

Así como la individualidad masculina es imprescindible para oxigenar la relación de pareja, la femenina también.

Algo que puede humillar a sus parejas es que en su presencia miren a otras mujeres.

La primera vez, no tiene que ser dolorosa si hay caricias, y por lo tanto, excitación suficiente.

Si dan ternura, es más fácil que ellas correspondan con pasión.

El deseo femenino, es el resultado de hacer sentir a una mujer como una diosa en la cama.

Todo la piel de las mujeres es erótica, desde el cabello hasta los dedos de los pies si se saben acariciar.

Las caricias genitales se apetecen sólo después de l tacto excitante del resto del cuerpo y el rostro.

Ellas se acercan para expresar y recibir afecto más veces, que para provocar el coito.

Si una mujer se cree deseada se mantendrá atractiva, a menos que se sienta usada.

Si no pueden hacer bien el amor a la primera, siempre hay segundas veces que pueden intentarse.

Mas vale hacer el amor una vez al mes en forma extraordinaria, que a diario rutinariamente.

Es la pasión que se construye progresivamente la que provoca a la mujer querer
y atreverse más, no las peticiones egoístas por recibir placer.

La creatividad erótica requiere de tacto, sensibilidad y respeto hacia ella.

El hábito de la masturbación es enemigo de la pareja, como no sea compartido.

Ellas alcanzan mejor el clímax si todos los sentidos han sido estimulados, por eso, incienso, música, un bocadito y una bebida, son maravillosos acompañantes de una caricias.

Los besos en la boca pueden ser más excitantes que la penetración.

Y hablando de la penetración, la del cuerpo será excepcional si antes ocurrió la del alma.

¿Qué como es esa? Pues abriendo el corazón generosamente con dosis diarias de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *